El capullo de mi marido está otra vez de viaje de trabajo y deja aquí a una madura tetona española como yo. Y eso significa, para comenzar, que hoy cambiaré su micropene por el pollón del crío del cuarto piso, mi vecino. Me ducho y le espero como a él le gusta, con mi...