Tarde de lluvia, ideal para una sesión de skype, enciendo el ordenador y me conecto, al momento empiezan a saltar mensajes. Así que veo a un chico llamado Bruno y a un pollón de nombre Mario, ummm, tienen ambos una pinta extraordinaria. Pero el pollón negro de Mario...